jueves, 10 de noviembre de 2011

EL ABRAZO

Ella le dice; ya no te quiero, y con cada lágrima estrecha un poco más el abrazo.
Él contesta; márchate, mientras se anuda a su cintura.
Incapaces, prendidos el uno al otro, escuchan sus propios sollozos, pasos en distintas estaciones, en andenes de dos direcciones.

2 comentarios:

diariodepalabras dijo...

M'agrada, una definiciò molt acertada, de la realitat.
Felicitats.

Gen Moncol dijo...

Eso de "Ya no te quiero", por su reacción, no puede ser cierto, debe ser que ya no le quiere como antes.