martes, 8 de noviembre de 2011

SIN RUIDO

Caminabas despacio para no despertarme, rumbo a la cama de invitada en tú propia casa. Y yo no dormía.