viernes, 11 de noviembre de 2011

SUSPENDIDO

Esta casa está tan vacía como el traje que se apolilla en el perchero. Los rincones se estremecen olvidados, y el sofá, el dormitorio y el baño aun conservan aquel perfume cítrico y vital. todo me recuerda que tengo que renovar el vestuario.